FSC-CCOO La Rioja | 18 julio 2024.

El comité de empresa critica la falta de voluntad negociadora de Toybe

    Continúa el conflicto de los trabajadores de Toybe en contra del despido de 14 compañeros. Todos los martes y jueves de febrero se concentran a las puertas de la empresa.

    13/02/2010.

    El comité de empresa de Toybe denuncia que la empresa ha rechazado todas las propuestas que le ha ofrecido para evitar el despido de las 14 personas afectadas por el ERE de extinción. Los trabajadores de la empresa Toybe paran y se concentran en la puerta de la empresa todos los martes y jueves del mes de febrero, como rechazo al ERE presentado por la  empresa. Los paros son  de dos horas por turno y cuentan con el apoyo de más del 90 por ciento de los trabajadores.

    Las medidas presentadas por el comité, formado por CCOO, USO y UGT, exigen la retirada de los despidos proponiendo un ERE de suspensión, así como la solicitud de  una lista de voluntarios con bajas incentivadas; que contemple un estudio de recolocación y asignación de nuevos puestos. Incluso estudiar  una reducción de horas trabajadas o la congelación salarial.

    Todas estas medidas han sido rechazadas por la empresa, lo que lleva al comité a pensar que estén valorando como única salida el cierre. Porque, además, desde hace unos años, los terrenos sobre los que se asienta pasaron de ser de propiedad de TOYBE  a ser de las Familias Torrealba y Bezares que los alquilaron a TOYBE. Una decisión que los representantes sindicales nunca entendieron y que supone una descapitalización de la empresa.

    Además de este expediente, Toybe había presentado en 2009 otro de suspensión de  77 días para toda la plantilla, que la empresa no cumplió en su totalidad. En él, que acabó el 6 de enero, se establecía como requisito que no podría haber despidos hasta, como mínimo, un año después de su finalización. Pero la empresa sólo ha tardado 15 días en presentar este nuevo ERE que afecta a 14 trabajadores.

    La federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO pide la retirada del expediente y el cumplimiento de los compromisos adquiridos en el anterior, así como exige a la Autoridad Laboral (Consejeria de Industria e Inspección de Trabajo) que realice un seguimiento escrupuloso de los expedientes aprobados y que se oponga a la aprobación de este nuevo expediente presentado. No puede permitir que los compromisos de no realizar despidos en un año se convierta en un mero adorno literario.